¿Crees en supersticiones? Dicen que romper un espejo da 7 años de mala suerte. Los espejos son elementos de decoración que ubicamos en cualquier zona de la casa, desde baños hasta habitaciones o salón. Pueden tener múltiples formas y disponer de marcos que vayan a juego con la decoración de tu vivienda. Pero, en el momento en que rompemos uno de ellos, nos invade una sensación terrible de pánico con el temor de que algo negativo vaya a sucedernos en nuestra vida.

¿De dónde viene esta superstición?

Para averiguarlo deberemos remontarnos hasta el Renacimiento, cuando a finales del siglo XV y principios del siglo XVI se crearon los primeros espejos para los ricos aristócratas venecianos. Hasta aquel momento, desde la antigüedad se utilizaban vasijas o piezas de metal, que al mojarse con agua, las personas se veían reflejadas.

Los nuevos espejos se empezaron a fabricar con vidrio y una lámina de plata en su parte posterior, y se convirtieron en elementos de decoración enormes y carísimos, que demostraban el alto nivel económico de los aristócratas. Era en el momento de limpiarlos cuando se advertía a los sirvientes del peligro de romper estos espejos, pues su coste económico equivalía al salario que podrían percibir durante varios años. La amenaza de romper un espejo y tener que trabajar durante muchísimo tiempo sin recibir salario alguno para recuperar el valor perdido, se convirtió con el tiempo en una maldición para los sirvientes.

A pesar de que a partir de 1835 nació la fabricación del espejo como lo conocemos hoy en día, con un coste económico mucho menor al de aquel entonces, este miedo siguió estando presente en toda la sociedad evolucionando hasta nuestros días.

¿Y cómo nació la mala suerte de los 7 años?

Con las tradiciones orales en las que se iban pasando las historias de padres a hijos, se fue inventando el número de años, que terminó unificándose en el 7, debido a la simbología característica de este número. Siete son los días de la semana, las notas musicales, los colores del arcoíris, los pecados capitales e infinitos otros elementos de la historia, que representan la renovación de un ciclo.

Ahora ya sabes el origen de la mala suerte al romper un espejo, pero en tu caso si te pasa, solamente tendrás que acudir a cristalería M.Fabra para conseguir un espejo nuevo y bien bonito sin mayores traumas. 😉

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola